No hay cosas pequeñas, segundo principio de la Disciplina Alexander

Este post pertenece a la serie “Analizando los 20 principios de la Disciplina Alexander”, en el cual revisaremos los 20 principios, dando nuestro punto de vista.

“No hay cosas pequeñas”:

Aquellos que ya estás más familiarizados con la Disciplina Alexander y sus orígenes sabrán lo mucho que el Dr. Alexander se baso en libros de autoayuda con autores como Stephen Covey o Bruce Barton, del cual toma la frase de : “Cuando me doy cuenta  que tremendas consecuencias vienen de cosas pequeñas, pienso que no hay cosas pequeñas”.  En su anterior libro, en el capítulo 2, el Dr. Alexander discute el concepto de cosas pequeñas en la ortodoncia. En pocas palabras, nosotros como ortodoncistas debemos tener una visión donde incluyamos la imagen completa, para poder tener éxito en nuestra práctica privada, y recordar que cuando juntamos todas esas “cosas pequeñas”, estas mismas nos ayudan a obtener el resultado final.

Dentro de esas “cosas pequeñas”, una de las que más enfatiza y da importancia el Dr. Alexander es: ¿Cómo puede el ortodoncista hacer la decisión importante de cuando iniciar el tratamiento?. Y nos da unos aspectos que considerar:

1.- Etapa de crecimiento: El mejor tiempo para tratar a un paciente es cuando se encuentran en un periodo máximo de crecimiento.  Esto no es algo nuevo para nosotros, todos aquellos que en nuestros entrenamientos recibimos conocimientos sobre crecimiento y desarrollo entendemos lo importante que son estas etapas y lo mucho que podemos sacar de ellas, si aplicamos el tratamiento necesario en el momento necesario.

2.- Edad: Aunque manejamos también aspectos de crecimiento, sabemos en que edades tanto las niñas como los niños tienen sus picos de crecimiento, terminando las niñas primero y después los niños, sin embargo para capitalizar de una mejor manera estas edades, existen diferentes aspectos individuales de cada paciente los cuales no podemos dejar atras. Y entre las preguntas que debemos hacer en nuestro examen inicial deben de estar algunas como las siguientes:

  1. ¿el paciente esta en crecimiento ahora?
  2. ¿los pies del paciente están creciendo?
  3. ¿los pantalones del paciente le están quedando cortos?
  4. ¿las pacientes femeninas ya tuvieron su menarca?
  5. ¿fisicamente el paciente se parece más al padre o a la madre?
  6. ¿Qué tan alto es el padre?
  7. Para pacientes clase 3: ¿Existe alguien en la familia la cual tenga una problema similar?
3.- Diagnóstico ortodontico: El ortodoncista debe considerar tanto las ventajas como desventajas del tratamiento temprano,  y darle una consideración similar tanto a los problemas psicológicos (pacientes con dientes muy protruidos pueden ser suceptibles a que la misma maloclusión afecte de manera negativa su propia autoestima) y el tiempo total de tratamiento.
4.- Regla general: El Dr. Alexander, prefiere empezar sus tratamientos cuando el paciente ha perdido todos sus dientes decíduos, con excepción del segundo molar mandibular. Entre los 11 y 12 años.
En fín, como opinión personal puedo decir que estoy de acuerdo con varios de los conceptos discutidos en este principio, saber aplicar el tratamiento indicado en la edad indicada nos dan resultados excelentes, ayudándonos de los picos de crecimiento podemos potencializar un tratamiento de ortodoncia, logrando resultados tanto dentales como esqueletáles en nuestros pacientes.
Aquí te dejamos los anteriores artículos de esta serie:

2 Comments No hay cosas pequeñas, segundo principio de la Disciplina Alexander

  1. cdstetic

    No creo que la mejor edad sea a los 11 o 12 , si tienes un paciente con sobremordida desde los 3 años, si tienes una mordida abierta desde los 6 años detectada, si hay mordida cruzada desde los 6 años, porque no empezar a tratar a estos pacientes, si estas mal oclusiones son causadas por malos habitos y malas posturas.
    yo en particular comienzo a tratar desde los 4 o 5 años es mejor con tallado selectivo planas, terapia myofuncional etc… para que cuando llegue a la etapa de 11 a 12 años no utilice o lo menos que pueda usar brackets.
    Gracias!! espero coments en el post.

    Reply
  2. Mario

    Claro cdstetic, a cada paciente se le debe de monitorear de manera diferente, y en el caso que mencionas y en varios otros es mejor detectarlos de la manera más temprana posible. Como menciono en el artículo, estos son los puntos de vista del Dr. Alexander, nosotros debemos de ver la “imagen completa” antes de tomar estos conceptos como dogmas. Para muchos de nosotros es imperativo lo que dices, principalmente por nuestro entrenamiento el cual incluye ortopedia dentofacial, crecimiento y desarrollo, hábitos, entre otros que nos hacen estar más alertas en aspectos que afecten al paciente antes de llegar a los 11 y 12 años. Gracias por tu comentario.

    Reply

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *